Educación emocional para niños

abril 10, 2015

El psicólogo y escritor, Daniel Goleman, dentro de su obra Inteligencia emocionalapunta:”La familia es el crisol doméstico en el que aprendemos a sentirnos a nosotros mismos y dónde aprendemos la forma en que las demás personas reaccionan ante nuestros sentimientos”.

Los padres y madres somos un modelo de actuación para nuestros hijos e hijas y la influencia que ejercemos sobre ellos sucede de forma natural, desde la fidelidad que los niños profesan a los progenitores. Es el efecto del vínculo afectivo establecido entre padres e hijos que permite a los niños aprender, sentir confianza, seguridad personal, y decir y hacer aquello que hacen y dicen los padres. Todo lo que hacemos y decimos lo aprenderán a decir y hacer y, por lo tanto, si queremos educar emocionalmente –dando permiso a las emociones; las agradables y las desagradables– tenemos que ser capaces de manifestarlas para que ellos aprendan a hacer lo mismo. Educar emocionalmente quiere decir enseñar a legitimar las emociones. 

¿Qué quiere decir legitimar las emociones?

Quiere decir identificar, denominar, aceptar y gestionar las emociones, desde el derecho personal a manifestarlas, y el respeto al resto de las personas a no compartirlas. Legitimar las emociones no quiere decir permitir cualquier actitud. Quiere decir que yo tengo derecho a expresar cualquiera de las emociones que sienta, pero sin tomar cualquier actitud ni perjudicar a las otras personas.
Es decir:
− Hablar con los niños de las propias emociones.
− Dejar espacios y tiempo para expresar sentimientos y emociones.
− Crear conciencia de la importancia de las otras personas.
− Enseñar el valor de las relaciones interpersonales satisfactorias.

El desarrollo emocional del niños 

Podemos educar emocionalmente transmitiendo que las emociones son naturales. Dando permiso a todas las emociones. Diciendo que las emociones no son ni buenas ni malas. Simplemente están y forman parte de la vida; de las relaciones con nosotros mismos y la convivencia con el resto de las personas. Enfadarse, tener celos, sentir tristeza o alegría son manifestaciones legítimas y por lo tanto les daremos permiso.

Hasta hace muy poco, como consecuencia de una educación limitada, las emociones se ocultaban y negaban, podían decir a los niños, por ejemplo, no llores o no pasa nada.

Si queremos educar emocionalmente a los niños hace falta, primero reconocer la emoción, denominarla, aceptarla y, muy importante, canalizarla a través de estrategias para conseguir de nuevo el bienestar personal.

Cómo educar emocionalmente a los niños más pequeños

  1. Hablando de nuestros propios sentimientos: “Estoy triste porque me has hablado mal.” “Hoy he tenido problemas al trabajo y me siento mal.”
  2. Verbalizando sus sentimientos: “Entiendo que estés enfadado porque no has podido ir a jugar en casa de la María…” “Sé que ahora estás enfadado, enrabiado, disgustado… Cuando estés más tranquilo podemos hablar de que te ha pasado y cómo te has sentido y entonces te tranquilizarás.”
  3. Traduciendo sus palabras cuando están enfadados: “Eres tonta o te odio puede significar, ahora estoy enfadado y no sé como decírtelo.”
  4. Estableciendo vínculos afectivos que permitan a los niños aprender y sentir confianza y seguridad personal. Transmitiendo que las emociones son naturales. 
  5. La edad y el nivel de desarrollo de los niños más pequeños predetermina algunas limitaciones propias de la edad que el adulto debería conocer para ayudar a los pequeños a crecer y hacerse mayores:
    1. Creen que todo el mundo entiende sus sentimientos.
    2. No tienen vocabulario suficiente para explicar y canalizar las emociones que sienten.
    3. Están en una etapa egocentrista y no pueden ser empáticos; sentir aquello que pueden sentir los otros.
    4. Su pensamiento social y consecuencial es limitado.
    5. No pueden defender sus argumentos por la carencia de razonamiento y pensamiento abstracto.
    6. Pueden confundir emociones: La tristeza con el enojo (estar enfadado), el miedo con la agresividad, el miedo con el asco…

Las emociones son un permiso y los adultos hacemos de modelo de los más pequeños.  Si tu hijo o hija te ve llorar le estarás dando permiso también a la tristeza *y no es malo. Estarás legitimando las emociones.

Pequelandia León

Fuente : M.Teresa Abellán Pérez,Maestra, psicopedagoga y formadora en Educación Emocional para niños, familias y docentes.

Sobreproteger al niño: errores frecuentesLa personalidad, ¿se hereda o se aprende?
Últimas noticias
Categorías
Contactar con Pequelandia

Contacto

Para hablar con las oficinas de Pequelandia León puedes contactar por teléfono:

987 24 27 64
¿HABLAMOS?
TV para padres
TV para Padres AMEI-WAECE