Informatica

  • Informatica

    Los programas educativos en informática se basan en conseguir metas o logros que en Psicología del Aprendizaje se llaman reforzadores de aprendizaje.

    La mayoría de estos juegos, además de tener metas claras, conectan con las expectativas del jugador, incluyen niveles de dificultad aumentando la motivación y logrando una comunicación fluida entre lo que aparece en la pantalla y el niño (feedback). Esto es debido a que a todas las acciones les sigue de inmediato una consecuencia, o existe un sistema de puntos que ayuda a saber si se ha actuado correctamente o no. Además incluye información oculta que se revelara al niño, o se emplean elementos de fantasía con audio y dibujos atractivos en movimiento (aparecen objetos escondidos, reacciones ante determinado evento…). Así tenemos asegurada la atención y el interés de los pequeños.

    Los niños que utilizan la informática a edad temprana tienen la ventaja de crecer con esta tecnología y usarla para su provecho a lo largo de su vida. Mediante el buen uso del ordenador se pueden adquirir una serie de habilidades de diferentes tipos: motoras, cognitivas, del lenguaje, visuales y de percepción, socio-emocionales, etc.

    Podríamos afirmar que aquellos niños que manejan programas educativos a edades tempranas, no sólo aprenden tareas de reconocimiento de colores y formas, estrategias de solución de problemas o tener una mayor coordinación óculo-manual, sino que procesan la información más tempranamente y desarrollan, entre muchas otras cosas, habilidades tan importantes como :la atención selectiva, desarrollo de la memoria ( visual y auditiva ), se refuerza la orientación espacial,concentración, deducción y percepción.

    Nuestra programación para nuestros “peques” esta formada por una selección de aquellas partes de programas para niños de dos a tres años, aquellas que consideramos que podíamos adaptar a la comprensión y la habilidad motriz de nuestros incipientes informáticos.

    Los niños de 0 a 3 años son capaces de desarrollar y adquirir conceptos muchas veces encasillados en niños más mayores y además, si se investiga y se aplican metodologías adecuadas para sus intereses y aptitudes, se logran adquisiciones realmente asombrosas.