La doctora que alerta sobre los errores que cometes con la alimentación de los niños

mayo 30, 2018

Enseñar a comer a un niño no es tarea fácil. Tenemos poco tiempo para comer con ellos, los alimentos procesados están por todas partes, los restaurantes promocionan como ineludibles sus menús infantiles, las nuevas tecnologías hacen su aparición también a la hora de las comidas… Pero algo hay que hacer. En algunas zonas de España, más del 45% de los niños entre 6 y 9 años pesa más de lo normal para su edad.

La doctora Paloma Gil, especialista en endocrinología y nutrición, lleva más de 20 años dedicada a la alimentación infantil. Ahora acaba de publicar “Los niños sí comen verdura” (Libros Cúpula), donde da decenas de claves para mejorar lo que comen y cómo comen los niños.

– Apunta que falta concienciación sobre la importancia de una correcta alimentación de los niños… ¿En qué lo percibe?

Que los niños se vayan pronto a la cama no es fácil, pero nadie duda que es necesario. Que los niños coman bien es indispensable para que estén sanos, pero también para que sean felices. Parece que los padres no están convencidos de ello. Lo estaban, pero han entrado en juego intereses de una industria que nos vende productos como necesarios.

– ¿Cuál ha sido la consecuencia de eso?

Hemos pasado a darles productos, en vez de alimentos: en vez de darles un pollo empanado, les damos unos nuggets de pollo, o salchichas en vez de tortilla. Ahora los niños llevan al colegio zumo en vez de fruta, galletas en vez de bocadillo; toman yogures de sabores en vez de un vaso de leche…

Hemos pasado de dar alimentos a los niños, a darles productos: zumo en vez de fruta, ‘nuggets’ en vez de pollo, galletas en vez de bocadillos…

– Además, cada vez los pequeños quieren ser más dueños de su alimentación, pero… ¿los niños han de poder elegir lo que comen?

No, no tienen la formación necesaria. Pueden opinar, pero no decidir lo que van a comer. Los padres deben explicarles lo que les conviene, lo que es mejor para ellos. Un niño que no come verdura está mal alimentado. El paladar se educa. Si siempre le das macarrones con tomate, nunca comerá otra cosa.

– Si les obligamos a comer, tenemos el lío montado en la mesa en cada comida… ¿cómo hay que actuar?

Un niño que no protesta a la hora de comer, no está bien alimentado, porque significa que siempre come lo que quiere. Es importante hacer ver que debemos comer lo que necesita nuestro cuerpo, independientemente de que nos apetezca o no, adultos y niños.

Los niños no deben decidir lo que van a comer. Un niño que no come verdura está mal alimentado

– Pero dice usted que las comidas han de ser un momento agradable…

Sí. Para ello hay que relajarse, estar convencido que lo que se pone en la mesa es conveniente para todos. Si el niño está empezando a comer verdura, con que tome una cucharada o dos, para probar, es suficiente. Ya se quitará el hambre con el segundo plato. No hay que obligar nunca a comer a un niño, pero lo que hay de comida no se discute, no hay alternativa. Un niño con la nevera llena, de hambre no se va a morir.

– “Si te comes las judías, luego tomamos helado de postre”. ¿Es una buena motivación?

No. La comida no es un premio ni un castigo. Eso es fatal. Si por comer algo que le va bien, luego le das algo que le va mal, el mensaje es completamente discordante. ¿Por sacar buenas notas, vamos a McDonald’s? Es decir ¿por sacar buenas notas, te premio con algo malo para tu salud? Eso es como si le dieses una patada por sacar buenas notas o le ofrecieses un pitillo. Empecemos a ver los alimentos con el valor que tienen.

No hay que obligar nunca a comer a un niño, pero lo que hay de comida no se discute, no hay alternativa

– ¿Qué alimentos deberían estar desterrados de la alimentación infantil?

Cualquier alimento ultra procesado que no existía hace 60 años es totalmente prescindible para los niños. Chuches, refrescos, zumos envasados, helados, bollería, platos precocinados, productos preparados… ¡Hasta la carne picada o el queso rallado que nos venden en el supermercado es procesado! Por favor, rallad el queso en casa. Menos productos procesados y más comida real.

– Es importante el aprendizaje por imitación, pero con los ritmos de vida actuales, es difícil coincidir en la mesa. ¿Alguna clave?

El niño aprende por imitación, aprende de lo que ve, no de lo que oye. Solo puedes saber cómo come tu hijo si comes con él. Generalizar es banalizar, hay familias que lo tienen difícil pero siempre pueden hacer los desayunos juntos, o preparar la cena. Y sino siempre está el fin de semana. Pero tienes que ver qué come tu hijo.

El niño aprende por imitación, aprende de lo que ve, no de lo que oye. Solo puedes saber cómo come tu hijo si comes con él

– A veces preferimos darles de comer o cenar a ellos antes, y luego estar los adultos más tranquilos… ¿error?

Cenar los adultos tranquilos después de los niños es un error, sí. Les das el mensaje que no es un momento importante o que cenar juntos es un estrés. Además, lo que cenan ellos lo debes cenar tú. Un niño en general, cuando le preguntas el momento más feliz, siempre es cuando hace cosas con sus padres.

– “En el parque otros niños llevan galletas”, “los abuelos me dan natillas para merendar”… Es difícil luchar contra todo eso…

Si el niño va con sus abuelos de vez en cuando, le pueden dar lo que quieran. Los abuelos tuvieron escasez y es normal que quieran dar caprichos. Pero si tu hijo come con otra persona habitualmente, tienes que convencer a ese adulto (canguro, abuelos, etc.) de que si quiere el bien de ese menor, flaco favor le va a hacer dándole cosas que no le convienen.

Cenar los adultos tranquilos después de los niños es un error. Les das el mensaje que no es un momento importante

– Hay que comer lo mismo que los pequeños, de acuerdo. ¿Qué opina entonces de los menús infantiles de los restaurantes?

En los restaurantes el menú de peor calidad es el menú infantil, con pocos valores nutritivos y demasiada comida. Siempre incluye platos con mucha grasa y siempre ofrecen de postre un dulce. Mi opinión es clara: los menús infantiles son lo peor de la carta.

– ¿Algún truco para que los niños coman más verdura?

Hay algunos platos comodín: los purés, la salsa de tomate casera (una forma maravillosa de meter más verduras en la dieta)… También los guisos: una carne a la jardinera de verdad, unas lentejas con sofrito de verduras… También podemos introducir las verduras gratinadas o la lasaña de verduras (con o sin bechamel).

Los menús infantiles (de los restaurantes) son lo peor de la carta

– ¿Verdura gratinada, verdura frita…? ¿No son maneras poco sanas de introducir los vegetales?

Intentemos evitar comer muchas grasas y muchas harinas. Pero nunca tendrás niño obeso por comer platos cocinados en casa. No es un problema que un niño tome de vez en cuando coliflor rebozada, berenjena gratinada o lasaña de verduras (con o sin bechamel).

Escuela infantil Pequelandia

Escuela infantil y guarderia en León

Fuente : La Vanguardia 29/05/2018

La pregunta mágica para frenar una rabieta o un momento de enfado en los niñosCómo daña el sol a los ojos de los niños
Últimas noticias
Categorías
Contactar con Pequelandia

Contacto

Para hablar con las oficinas de Pequelandia León puedes contactar por teléfono:

987 24 27 64
¿HABLAMOS?
TV para padres
TV para Padres AMEI-WAECE