Ajustar horarios para la vuelta al cole, ¡qué difícil!

septiembre 07, 2017

Septiembre ha llegado y con él desempolvamos mochilas, estuches, zapatos… Pero algo que también hay que procurar es que los niños se adapten paulatinamente a los nuevos horarios del curso escolar, algo que no siempre es fácil. Sobre todo a la hora de despertarse…

Porque tras un verano intenso, en el que los horarios se relajan, toca empezar a madrugar, a pasar muchas horas en el colegio, donde acaban cansados, sobre todo los primeros días…

Por eso, ahora que aún faltan unos días para que empiece el cole en la mayoría de comunidades, podemos intentar que los pequeños se acuesten antes y de este modo no les costará tanto levantarse al día siguiente. Se trata de uno de los consejos principales para el regreso a las aulas y aunque es fácil decirlo, ya sabemos que no siempre es sencillo conseguirlo…

Un buen truco para lograr que se duerman antes es hacer ejercicio por la tarde: salir a pasear, a nadar, jugar en el parque… De este modo, la calidad del descanso también es mejor y el sueño se alarga, hasta lograr un número de horas óptimo (que oscilará según la edad de los niños, aproximadamente entre 9 y 12 horas los más pequeños).

Personalmente, en septiembre tampoco recomendaría las actividades extraescolares (aunque la mayoría empiezan en octubre) porque se carga en exceso el horario del niño tras el verano. Mejor un aumento progresivo del horario que repentino. Pero esto no siempre es posible, por cuestiones laborales…

Otro consejo sería planificar los días de colegio, hablando de cuándo se tendrán que despertar para que dé tiempo a llegar al cole, la mochila, del almuerzo… Así el día antes podréis prepararlo todo juntos y los niños se sentirán bien por colaborar en ello, sin encontrarse con ninguna “sorpresa” que los pueda descolocar más.

Si tienen conocimiento de los que les espera, si colaboran a la hora de planear el desayuno, el almuerzo, la ropa… estarán más seguros y contentos a la hora de cumplir ciertas rutinas que a todos nos cuestan. Deja que hablen, anímales a comunicarse, a expresar sus sentimientos.

Finalmente, si intentamos modificar los horarios de irse a la cama y de despertarse, esto influirá como es lógico en el horario de las comidas, que también tienen que ir adaptándose sin brusquedades y poco a poco a la vuelta al colegio. Estarán más preparados física y mentalmente, y mejor cuanto menos nerviosos estén, como veremos a continuación.

Niños nerviosos con la vuelta al cole

La noche antes del inicio de las clases puede ser inevitable que los nervios afecten al niño o niña. Por eso, podemos esperar que se levanten unas cuantas veces, que tengan un sueño inquieto… Para prevenirlo o minimizar esta intranquilidad, sigue los consejos que hemos dado anteriormente en lo referido al ejercicio vespertino. Aprovecha también para leerle algún cuento o hacer alguna actividad que lo relaje antes de acostarse (un baño, un masaje…).

Recuerda además que muchos niños presentan ansiedad con el inicio del colegio (sobre todo los que van por primera vez), alrededor de un 30% de los niños se muestran apáticos, ansiosos e irritables a la hora de volver al colegio. Por eso es importante acompañarlos, comprenderlos si están más nerviosos, hablar con ellos del colegio, intentando destacar lo positivo (jugarán, conocerán niños…), les podemos contar anécdotas divertidas de cuando éramos pequeños…

Y es que la motivación de los niños es fundamental para que la actitud sea positiva, para que se sientan mejor a la hora de ir al colegio, para que pasen mejor la jornada escolar… aunque como es lógico a muchos les costará la separación.

En este sentido, es importantísima nuestra actitud, porque los niños enseguida captan nuestro estado de ánimo, y aunque no hay que mentirles si nosotros también estamos desmotivados hacia la vuelta al cole o hacia nuestra propia vuelta al trabajo, es importante mostrar una actitud positiva, no hacer comentarios negativos sobre las clases que puedan asustarlos…

Otro punto a destacar es que, ya que intentamos ” normalizar ” horarios, tengamos en cuenta que necesitaremos el tiempo suficiente para el desayuno, una comida importantísima para los pequeños. Uno de los propósitos que hemos de hacernos es que ningún niño vaya al cole sin desayunar.

No en vano, la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN) señala que salir de casa sin desayunar afecta al rendimiento escolar y favorece la obesidad infantil. Para los niños que desayunan poco tras intentar ofrecerles variedad, ir con tiempo… hay que complementar esa primera comida del día que se queda escasa con un buen almuerzo.

Todos estos consejos contribuirán a que los niños estén mejor preparados para las exigencias del periodo escolar, sus cuerpos más descansados, más en forma y poco a poco se reacomoden los horarios y la vuelta no sea tan dura.

Escuela Infantil Pequelandia León

Escuela infantil y guardería en León

Fuente : Artículo publicado en bebés y más

Cómo evitar el golpe de calor en niñosA la escuela infantil, sin miedo
Últimas noticias
Categorías
Contactar con Pequelandia

Contacto

Para hablar con las oficinas de Pequelandia León puedes contactar por teléfono:

987 24 27 64
¿HABLAMOS?
TV para padres
TV para Padres AMEI-WAECE