Enfermedad boca-mano-pie

febrero 20, 2017

Una más de las enfermedades víricas habituales de la infancia y que puede en algún caso confundirse con la varicela.

¿Qué es?

La enfermedad boca-mano-pie es una infección generalmente benigna de causa vírica, propia de la infancia (máxima incidencia entre 1-3 años de edad) que se presenta en forma de brotes.

¿Cuál es la causa?

Puede ser producida por varias especies de unos virus llamados enterovirus. Se dan casos durante todo el año, pero sobre todo en primavera y verano.

¿Cómo se contagia?

Se transmite con facilidad de persona a persona a través del contacto directo por vía fecal-oral (heces) y aérea (secreciones de nariz, boca o gotitas que se lanzan al toser). El virus permanece en las heces sobre todo o en las vías respiratorias varias semanas después de padecer la enfermedad. También puede sobrevivir mucho tiempo en los objetos (pañuelos, mesas, sábanas, toallas, etc.), facilitando su transmisión.

Los niños pueden eliminar y diseminar el virus sin que tengan síntomas de estar enfermos.

¿Cuáles son los síntomas?

El periodo de incubación es de 3 a 6 días.

Tras unos días de fiebre moderada y malestar general, aparece una erupción con pequeñas ampollas por fuera y dentro de la boca (paladar, encías, lengua), palmas de las manos, plantas de los pies y área del pañal. Es más frecuente la afectación de las manos que la de los pies y también pueden aparecer en los dedos. Las lesiones no causan picor, se ulceran y se curan en 5 a 10 días.

¿Cuál es la evolución?

Generalmente es un proceso leve y sin secuelas.

En ocasiones, a las 5-6 semanas de la erupción aparece un despegamiento indoloro a nivel de la raíz de la uña (onicomadesis) con caída posterior de la uña. Puede afectar a varios dedos, preferentemente de las manos. También pueden aparecer surcos transversales amarillentos en las uñas. La recuperación completa espontánea de las uñas se produce en semanas o meses.

Excepcionalmente se producen complicaciones neurológicas o pulmonares.

¿Cómo se diagnostica?

Mediante los síntomas clínicos y la característica erupción. Cuando está ya desarrollada, las manifestaciones son tan caracteristicas que permiten diagnosticarla sin necesidad de hacer ninguna prueba.

¿Cuándo debo consultar?

Aunque la enfermedad es de curso benigno, es recomendable acudir al médico cuando un niño presenta fiebre y algún tipo de erupción.

¿Cómo se trata?

No hay ningún tratamiento específico, se pueden administrar analgésicos para aliviar los síntomas.

Si en la evolución aparece afectación de las uñas, se tratará con higiene e hidratación.

Los niños con inmunodeficiencias y los recién nacidos pueden precisar medidas especiales.

¿Cómo se puede prevenir?

Para evitar la propagación del virus, lo mejor es lavarse las manos, sobre todo después del cambio de pañales, y desinfectar las superficies contaminadas.

Actualmente no existe una vacuna específica contra estos virus.

¿Puede ir a la guardería o al colegio?

Dado que es frecuente la infección asintomática y la transmisión del virus antes del inicio de los síntomas, la exclusión del colegio resulta ineficaz para disminuir la transmisión. Por ello, la enfermedad boca-mano-pie no se considera una causa de exclusión escolar estricta.

El niño puede acudir al colegio si no tiene fiebre y se encuentra bien y las lesiones de la boca le permiten comer.

¿Se puede pasar más de una vez?

Sí, pues hay varias especies de virus que causan la enfermedad boca-mano-pie y aunque el  niño la haya pasado, se puede contraer la enfermedad de nuevo por otro virus diferente.

Escuela Infantil Pequelandia

Fuente : En familia – Un proyecto de la AEP : http://enfamilia.aeped.es/

Diferencias entre Escuela Infantil y Guarderias-LudotecasNiños desobedientes a partir de 3 años. ¿Qué podemos hacer?
Últimas noticias
Categorías
Contactar con Pequelandia

Contacto

Para hablar con las oficinas de Pequelandia León puedes contactar por teléfono:

987 24 27 64
¿HABLAMOS?
TV para padres
TV para Padres AMEI-WAECE