¿ Por qué se llevan todo a la boca? : La etapa oral

enero 18, 2017

Contrario a lo que muchos padres y cuidadores piensan, el comportamiento repetitivo de meterse todo a la boca de los niños entre 0 y 2 años, aproximadamente, no es solo natural y necesario, sino que es un deber de los adultos no restringirlo, prohibirlo o castigarlo, pero sí, tomar precauciones para evitar que los pequeños se hagan daño.

De acuerdo con Sigmund Freud, padre del psicoanálisis, la etapa oral comienza con el nacimiento y se extiende hasta los 18 meses o un poco más. El autor describía esta fase como el momento en que toda la energía física, emocional y sexual, entendida como aquella relacionada con los impulsos instintivos del ser humano, se enfoca en la boca.

Todo comienza con la succión, pues para el lactante es su primera vía de supervivencia y el principal medio para acercarse a su madre. Además, desde el punto de vista del psicoanálisis, la acción de succionar da al bebé placer y sensación de gratificación por primera vez. Y es precisamente, a partir de esa edad, que el niño comienza a entender que la mejor forma de conectarse con su mundo exterior y sentirse seguro es a través de la boca. Por eso, es habitual verlo chupar una manta o un muñeco o, incluso, succionar sin un estímulo cuando está a punto de quedarse dormido.

Según la psicóloga psicoterapeuta, María Carolina Sánchez Thorín, en esta primera parte de la vida no está tan desarrollado el aspecto visual y auditivo. “Un bebé no se contenta solo con mirar o escuchar un objeto, sino que búsca metérselo a la boca para conocerlo. Más adelante también querrá tocarlo y mirarlo”.

Luego de la succión, el menor empieza a explorar otras funciones relacionadas con la boca, como morder, masticar, desgarrar (en la alimentación complementaria) y hasta lamer. Todo lo anterior, además de explorar, favorece el proceso de la dentición, masticación y es el precursor principal del lenguaje.

Ventajas para el desarrollo

Meterse objetos a la boca es un comportamiento indispensable para más adelante logren un desarrollo lingüístico adecuado, lo cual se constituye en uno de los objetivos a cumplir en la infancia.

Según Milton Eduardo Bermúdez, director del Laboratorio de Psicología de la Pontificia Universidad Javeriana, coartar o limitar el uso de esta conducta exploratoria podría retrasar o desacelerar procesos propios del lenguaje, como el balbuceo, el gorjeo o la construcción de holofrases (cuando se emplea una sola palabra para comunicar una idea completa).

Una opinión similar tiene Carolina Molina, psicóloga especialista en clínica y desarrollo infantil y directora de Mentalizarte, quien asegura que los pequeños que viven esta etapa de manera adecuada pronunciarán mejor las palabras.

Pero también hay ventajas en el desarrollo cognitivo. Cuando el menor toma los objetos y los lleva a su boca empieza a entender que no todos tienen la misma

Escuela Infantil Pequelandia en León.

Escuela infantil y guardería en León.

Fuente : Publicación de abcdelbebe.com

Gripe en niños: la prevenciónSiete consejos de seguridad para evitar accidentes en la trona
Últimas noticias
Categorías
Contactar con Pequelandia

Contacto

Para hablar con las oficinas de Pequelandia León puedes contactar por teléfono:

987 24 27 64
¿HABLAMOS?
TV para padres
TV para Padres AMEI-WAECE